El poder de la pata de pollo

Fotografía: @marggielop
Mercado de San Juan. Oct 2019

Llevo años interesada en el tema del pollo, las gallinas, su distribución, crianza, comercialización y explotación.

Y más allá del poder que el pollo tiene como alimento . También, tiene un poder como producto y como uno que puede ser, salvación, alimento, moda, gusto culposo. El pollo ha sido y será el alimento nutritivo, económico que más busca la población, no importando el nivel social en el que nos movamos. Siempre habrá pollo en sus diferentes presentaciones para poder degustarlo.

En Nugget, en caldo, con receta secreta, empatizado, aplanado, en adobo, solo las alitas, rostizado, en piezas, en mole. Pero existe una parte del pollo que se ha vuelto parte de la cultura popular. LA PATA DE POLLO.

Para muchos es muestra de poder adquisitivo. Por ejemplo hay quienes consideran esta pieza de pollo como un manjar. Las patas de pollo se han vuelto un producto popular que se vende de noche y en las madrugadas, en las calles de las colonias populares o en el centro de la ciudad, en los quioscos de los pueblos y en los parques, en carritos de súper robados. A los borrachos, a los pobres o a los que tenemos frío. Se han vuelto incluso icono del buen o mal gusto. No son Gourmet. Y por ello consumir una pata de pollo en un vaso de plástico, puede volverte el ser más prosaico, poco adaptado y cero ecologista del mundo.

La pata de pollo se ha convertido en un objeto de moda, en algo cagado, porque el pollo siempre es gracioso, porque uno puede reírse de los de plástico, de los chillan como si ahogaran un grito. De esos que sirven como juguete para los perros, esos que venden en el tianguis. Uno puede reírse de esa clase de pollos, pero acompañar en su desgracia al pollo sacrificado. Al que se cría en masa. El que va al matadero.

Pero uno de los artículos que existe en la memoria colectiva es la pata de pollo. Popularizada en videoclips musicales, como en de “ingrata” de café Tacuba.

La conocía para de pollo, nos ha causado furor, curiosidad, morbo. Con solo verlas lucir en las pollerías, las patas de pollo aluden a la estética; colgadas y mostradas entre sí con su peculiar forma de llamar la atención del cliente. Por su sonido a la hora de volarle las uñas con tijeras de pollero.

La pata de pollo simboliza la muerte de un ser vivo, es uno de los más grandes símbolos del capitalismo. Simboliza el poder del hombre sobre el animal, sobre el ave que no puede volar. Pero sobre todo el poder del capital.

Tener una pata de pollo de plástico es símbolo de comunidad con lo popular. Si de algo me siento orgullosa es de ese llavero que no cargo conmigo. Pero que en la memoria de mi vida siempre he querido tener. Cada vez que veo a alguien con su llavero de pata de pollo, le sonrío y me uno a la comunidad de los que vemos belleza en lo popular.